El cordón umbilical: su higiene y cuidados

Después del parto, el recién nacido conserva una parte del cordón umbilical. Cómo tocarlo y realizar una limpieza adecuada para facilitar la cicatrización.

Después del parto, el recién nacido conserva una parte del cordón umbilical. A lo largo de este artículo te explicamos cómo tocarlo y realizar una limpieza adecuada para facilitar la cicatrización.

El bebé recién nacido precisa de cuidados especiales en sus primeros días. Uno de ellos se centra en la higiene del cordón umbilical, que, hasta su caída, debe higienizarse en cada cambio de pañal.

No le temas a higienizar el cordón umbilical

Por lo general, al momento del alta, la parte superior del cordón ya está seca. Sin embargo, se puede notar que la base aún permanece húmeda y algo amarillenta. Si bien la zona irá secándose de a poco, para acelerar este proceso y evitar posibles infecciones lo ideal es correr la pinza plástica hacia arriba y utilizar gasa estéril con alcohol fino en un 70% para limpiar el cordón.

Es importante dejarlo al aire libre para una rápida cicatrización, por lo que es ideal usar pañales con protección umbilical y tiro bajo. Este proceso de higiene no le produce dolor al bebé, pero la sensación de frío en la panza puede provocar el llanto. De todas maneras, es necesario observar que la zona no esté:

  • Enrojecida
  • Hinchada
  • Con secreciones
  • Con mal olor

Si advierten algunas de estas características, consulta rápidamente con el pediatra.

La caída del cordón umbilical

Entre los cinco y quince días de vida del recién nacido, el cordón umbilical termina de desprenderse; si notas que la base aún permanece húmeda, se recomienda continuar higienizando la zona hasta que quede seca.

En esas semanas de nacido también puede suceder que luego de la caída aparezcan algunas gotas de sangre. Con respecto al retraso en la caída del cordón, puede ocurrir por varias razones, pero, por lo general, sucede por un exceso de humedad.

Te puede interesar

Síntomas del parto cercano

La señal más importante que indica que ha llegado el momento del parto es sin dudas el comienzo de las contracciones de parto. Sin embargo, existen también algunos otros síntomas que pueden alertarte sobre su proximidad.

La señal más importante que indica que ha llegado el momento del parto es sin dudas el comienzo de las contracciones de parto. Sin embargo, existen también algunos otros síntomas del parto que pueden alertarte sobre su proximidad.

Sensación de que el bebé está más bajo. Al prepararse para el canal de parto, el descenso del bebé presiona el pubis. Esto puede ocurrir unas semanas o momentos antes del parto.

Síntomas del parto

Aumento de las secreciones vaginales en el embarazo: pueden ser transparentes, rosa o con rastros de sangre. Es la pérdida del tapón mucoso, que puede producirse unos días u horas antes del parto.

Rotura de bolsa: es la descarga de flujo acuoso de la vagina, un líquido caliente que corre por los genitales. Esto puede ocurrir varias horas antes de que comiencen los dolores de parto o durante el parto.

¿Cuándo llamar a tu obstetra por tu síntomas de parto?

  • Siempre que se rompa la bolsa de aguas, incluso si no sientes dolor ni contracciones.
  • Si el bebé ha dejado de moverse en tu panza.
  • Si hay hemorragia vaginal distinta a las secreciones con rastro de sangre.

Si no tienes ninguno de esos síntomas, el método para identificar el momento para llamar a tu médico es calcular el tiempo entre una contracción y otra. Si las contracciones son intensas y regulares, se acorta el tiempo entre una y otra y moviéndote o cambiando de posición no te alivia el dolor, llama a tu obstetra.

Quédate tranquila, hay tiempo. Desde que se inicia el trabajo de parto hasta el nacimiento pueden pasar de 8 a 12 horas.

Te puede interesar