Tratamiento para las náuseas en el embarazo

El embarazo es una experiencia única. Sin embargo, esto no significa que no tenga sus malestares. Las náuseas son uno de los más típicos, especialmente durante el primer trimestre.

El embarazo es una experiencia única. Sin embargo, esto no significa que no tenga sus malestares, y las náuseas en el embarazo son normales y son los síntomas que te recuerdan que llevas un pequeño adentro de ti. se presentan especialmente durante el primer trimestre de embarazo.

¿Por qué se producen las náuseas en el embarazo?

Pueden surgir por varios motivos. Por un lado, las hormonas que invaden tu cuerpo en esta etapa produciendo un cambio en el funcionamiento de tu sistema digestivo y creando más ácidos estomacales.

Otra teoría es que tu cuerpo está protegiendo a tu bebé de cualquier elemento que le pueda resultar dañino. Por eso las náuseas paran luego de que él ya tiene su sistema digestivo más desarrollado.

No todas las mamás sienten náuseas y la sensación e intensidad de estas varían de una a otra. Muchas veces aparecen en la mañana, pero también puede ocurrir en otros momentos del día.

Se pueden agravar por el estrés y los miedos normales de toda mamá.

Consejos para reducir las náuseas en el embarazo

Trata de evitar los olores fuertes y descansa todo lo que puedas ya que de esta forma reduces la sensación desagradable.

Es importante que no fumes en el embarazo y que evites las comidas muy grasas o cualquier alimento que te haga sentir descompuesta. Come más hidratos de carbono, como las pastas y el pan, y alimentos con vitamina B6, como el atún, las papas y las bananas.

Comer en menor cantidad, pero más frecuentemente te va a ayudar mucho. Es preferible alimentarte 5 o 6 veces más livianamente, que 3 veces en gran cantidad y así evitar el sentimiento de náusea luego de una gran comida.

La alimentación en el embarazo es clave. Lleva siempre una barra energética o algún snack en tu cartera.

Si tus náuseas son generalmente temprano en la mañana lo que puedes hacer es comer algo como tostadas o galletitas antes de levantarte y quedarte en cama unos minutos más. También puedes tomar algún té de hierbas, como la menta o manzanilla.

Debes ser cuidadosa de no deshidratarte, por lo que es bueno que consumas muchos líquidos.

Descansar también te puede ser útil para calmar las náuseas.

Es normal que durante el embarazo cambien algunos sabores de las comidas. Algunas que antes te agradaban ahora te pueden producir rechazo y se te pueden antojar otras que no formaban parte de tu alimentación. ¡Recuerda que en estos momentos es saludable que te des tus gustos!

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar