37 semanas de embarazo: Una espera tranquila y feliz

Es un buen momento para empezar a repasar lo que aprendiste acerca del trabajo de parto, la respiración y el parto en sí.

En las 37 semanas de embarazo  es un buen momento para empezar a repasar lo que aprendiste acerca del trabajo de parto, la respiración y el parto en sí. El bebé está casi listo para nacer, y el trabajo de parto puede comenzar en cualquier momento.

El preparto es parecido pero no es lo mismo que una amenaza falsa. Las contracciones que no ceden y se hacen más regulares, la pérdida del tapón mucoso (ya sea blanco, transparente, o teñido con sangre) la rotura de la bolsa de aguas, son elementos que indican que debes llamar a tu médico porque es probable que hayas empezado el trabajo de parto. Este tema es de diagnóstico del médico, mediante el control y el tacto de tu cuello uterino.

Tu cuerpo en las 37 semanas de embarazo:

Tu útero creció y en este momento mide entre 30 y 35 cm. de altura desde tu sínfisis púbica.

Las hormonas del embarazo y la presión sobre la vejiga llevan a que presentes episodios de incontinencia de orina al toser o reírte. Esto es normal.

Tienes sensación de plenitud al comer 3 ó 4 bocados y es frecuente a esta altura del embarazo tengas mucha acidez. Ya sabes acerca de las contracciones porque las experimentas durante todo el día.

Tu bebé en las 37 semanas de embarazo:

Tu bebé mide aproximadamente 49 cm y pesa cerca de 3 kilos.

Con este peso ya se considera de tiempo completo, y a pesar de faltarle algunos días es probable que de nacer en este momento no presente ninguna complicación. Esto seguramente te va a tranquilizar.

Como preparación para la respiración al salir realiza inhalaciones de líquido amniótico.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar