Manten tu optimismo: ¡todos lo logran!

No va a ser fácil para tu bebé dejar los pañales… pero lo va a conseguir. Quédate tranquila y leé estos consejitos

Durante el proceso de aprender a ir al baño pueden pasar muchas cosas. A veces el período de aprendizaje tiene retrocesos, que hacen que tu bebé vuelva a defecar de manera involuntaria, a esto se le conoce como encopresis y no es otra cosa que consecuencia del estreñimiento. Considera que tu nene lo hace sin querer y sin intención. Así que si lo retas o se burlan de él nada se conseguirá, todo lo contrario, el problema se agrandará.

Tu bebé te da señales…

Las regresiones suelen mostrar la dificultad del aprendizaje ya que para él implica un gran esfuerzo controlar la vejiga y el ano. Quédate tranquila y ponle nuevamente el pañal. Después, puedes hablar con él y decirle que cuando él (o ella) esté listo, te lo diga. Es una buena idea mantenerte al tanto de las señales de tu bebé y darle premios cada vez que logre algo. Festeja en todo momento sus avances y esfuerzos.

En algunos casos pueden producirse infecciones en la vejiga por cuestiones psicológicas (no poder controlar el propio cuerpo, no poder cumplir con los deseos de los padres), cambios en el color u olor de la orina, disminución del chorro miccional, incontinencia vesical o ardor al orinar (que se conoce como disuria). No dudes en consultar a tu pediatra en caso de que alguna de las situaciones anteriores suceda pero siempre trata de mantener la calma y no alarmes a tu nene.

Muchas veces las causas de los problemas son de orden psicológico. Se trata de mucha paciencia, amor, comprensión y cariño: ¡todos lo logran!

Te puede interesar

Salidas infantiles

El bebé ya está en plena relación con el mundo a su alrededor: disfruta viendo gente, jugando con las personas y conociendo a otros niños. Es un momento pleno de descubrimientos que pueden alentar y compartir no sólo con él y con otras madres y sus niños.

Además de resultar más divertido para ustedes y sus amigas, verán que compartir estos momentos también significa compartir los gastos, y que eso redituará también favorablemente en su economía familiar.

Ya conocemos los dilemas de salir con un bebé pequeño: probablemente la salida termine antes de lo esperado, con lo cual no siempre resulta conveniente hacer grandes esfuerzos de producción previos, como comprar ticket para un gran y costoso espectáculo. Si es el caso de ustedes, y tienen amigos con los que comparten estas mismas situaciones de aprendizaje, propónganles algo divertido como organizar pequeñas funciones de títeres en casas. Así podrán reunirse ustedes, y divertirse tanto como los bebés de una manera cómoda (una casa equipada para la vida con un chiquito siempre es más confortable que un teatro, por ejemplo) y definitivamente más económica. Pueden organizar reuniones semanales o con la frecuencia que les resulte más adecuada e ir rotando los lugares de encuentro. Entre más mamás sean, mayores serán las posibilidades y el ahorro.

Otra opción son los cada vez más numerosos cafés con espacios para niños. Estos lugares les permiten reunirse con sus amigos y disfrutar del café y la charla, mientras los niños se divierten en un área con plaza blanda, pelotero, crayones para dibujar, supervisados en todo momento por personal especializado. Una gran ventaja es que suelen tener baños amplios y cómodos con cambiador para los más chiquitos.
Deben tener en cuenta siempre que la salida no debe ser muy larga y que lo mejor es planificarlas a la tarde, con su bebé bien comido.

Te puede interesar