Primeros pasos: el bebé se pone de pie

El pequeño está creciendo más rápido de lo que imaginaban. Con asombro, verán cómo es capaz de buscar apoyo para pararse y mantenerse de pie. Se trata del inicio de una importante etapa que lo llevará a dar sus primeros pasos.

El comportamiento de nuestros hijos es la muestra más certera de su nivel de desarrollo. Si bien no existe una edad “normal” para ciertos logros, se calcula que en promedio el bebé intentará ponerse de pie aproximadamente a los ocho meses.

Un medio para un fin

Cualquier mueble de la casa, los barrotes de la cuna, o incluso tus brazos al sostenerlo, serán un medio ideal para que tu pequeño los use como punto de apoyo para ponerse de pie. Buscará lograrlo de varias maneras, ya sea para agarrar un juguete, alcanzar al hermanito o tocar lo que no deba. Por este último motivo, ya no sólo hay que quitar los objetos que pueda tomar mientras gatea. Ahora deberán tener en cuenta su altura para guardar aquello que esté a su alcance y sea peligroso.

El equilibrio, bendito tesoro

Para que el bebe pueda sostenerse de pie por su cuenta, además de estar motivado y con ganas de tomar diversos objetos, deberá cumplir estos requisitos físicos:

  • Tener fuerza en sus piernas y el tronco
  • Lograr estabilidad


Sin embargo, cuando por fin logre ponerse de pie por su cuenta, el miedo a caerse no tardará en llegar. La mejor manera de ayudarlo será enseñándole a doblar las rodillas para sentarse nuevamente. Además, es muy importante que lo alienten y premien los avances que vaya teniendo.

Cuestión de práctica

Existen varias maneras de estimular la capacidad psicomotriz del niño. En este caso, para que además de pararse logre mantenerse de pie, les acercamos las siguientes recomendaciones que fortalecerán las piernas del bebé:



  • Ubiquen juguetes sobre un mueble bajo sin cantos filosos
  • Ofrezcan sus dedos para que se agarre y pueda incorporarse para ponerse de pie y sentarse
  • Pongan un juguete firme y alto para que lo use como punto de apoyo
  • Jueguen a pararse y saltar sosteniéndolo sobre sus rodillas

Consejos para acompañar a tu bebé en esta etapa

Tu amor y tu apoyo son los pilares fundamentales para tu bebé y su crecimiento. Y cuando está dejando los pañales también te necesita. Aquí te dejamos algunas recomendación.

¿Tu bebé da señales de querer dejar los pañales? Estas son algunas recomendaciones para que juntos puedan lograrlo.

Es recomendable que coloques un orinal en el suelo en vez de subir al bebé al inodoro porque le puede dar miedo caerse. También puedes usar un asiento para inodoro y un banquito o algo para que tu bebé apoye los pies.

Otra opción es empezar esta etapa de enseñanza utilizando ropa interior de entrenamiento, también conocida como pull-ups o calzoncillos de aprendizaje. A la mayoría de los bebés les gusta sentir que ya son grandes y si les pones algo parecido a un calzoncillo o calzoncitos sentirán que ya lo son.

Si tu bebé tiene un accidente mientras utiliza la ropa interior de entrenamiento, no lo retes. Es bueno que seas paciente y mantengas la calma.

Es recomendable que esperes a que tu bebé te avise cuando tenga ganas de hacer pipí o caca. O bien, habla con él para que te diga en el momento que quiere sentarse en la bacinilla o en el inodoro.

Si pasan más de cinco minutos y tu bebé no hace ni popó ni orina, levántalo y no lo retes, es preferible decirle que más tarde lo pueden volver a intentar, alentándolo a que te avise. Dale sonrisas, aplausos y elogios.
Con seguridad habrá ocasiones en que lo dejes en el inodoro y no haga, pero después de que le pongas el pañal hace popó o pis. Es común que eso suceda porque se siente más seguro y más cómodo con el pañal ya es que un objeto conocido. Recuerda que a tu hijo se lo tiene que preparar psicológicamente de a poco.

¿Qué pasa si tu bebé no quiere hacer popó en el inodoro o en la bacinilla, pero sí orinar? Ponle el pañal para defecar y dile que comprendes que no quiera hacerlo en el inodoro, pero trata de convencerlo con juegos y sin presiones. Es muy bueno que lo alientes porque no sirve de nada tratar de acelerar el proceso. Lo mejor es que lo hagas que sentirse seguro.

Tu bebé también se puede acostumbrar a estar sin pañales si lo sientas en el inodoro o en la bacinilla: primero con ropita y después quitándole el pañal. En ese momento él probablemente quiera jugar, así que trata de no retarlo porque es natural. Esto lo puedes hacer siempre y cuando el baño esté limpio y desinfectado.

Es recomendable que busques que tu bebé vaya al baño con sus hermanos o con su papá para que vea y aprenda. Si es nena, que vaya contigo o con sus hermanas. A los niños pequeños siempre les gusta imitar a sus papás y a los adultos en general.

Una vez que haya aprendido poco a poco a ir solito al baño, es muy importante que le enseñes la importancia de lavarse las manos al terminar.

Te puede interesar