Un bebé de dos meses

Si sientes que estás invirtiendo mucha energía y logrando pocos avances, este mes pueden cambiar un poco las cosas.

Las primeras semanas de la crianza de los hijos pueden parecer algo frustrantes, mucho esfuerzo y dedicación con muy poca retroalimentación de parte de los bebés. Sin embargo, desde ahora tu bebé estará más animado, sonreirá, comenzará a cooperar y realmente se conectará contigo.

Ver su sonrisa puede derretirte el corazón. Incluso si nunca has tenido mucho que ver con los bebés, es probable que tengas alguna idea de cómo hablar con los tuyos, ellos no criticarán tus intentos. Sólo recuerda establecer contacto visual, hablar suavemente y hacer algunos gestos con tu cara. A medida que tu bebé sonría como respuesta a tus acciones, tu deberás responder a las de él. Esto se conoce como reciprocidad o el "juego" de la comunicación que ocurre entre un padre y su bebé.

La alimentación

Tu bebé puede mostrar señales de hambre cada vez más claras a partir de este mes y  demandar ser alimentado con más frecuencia. Trata de darles gusto cuando se trata de alimentarse y confía en su capacidad de saber si tienen hambre. Si estás amamantando y sólo has estado ofreciendo un pecho, necesitarás comenzar a alimentarlo con ambos.

Tu bebé seguirá necesitando alimento durante la noche, pero posiblemente esté teniendo periodos de tiempo más largos, tal vez 5-6 horas entre cada comida durante la noche. Este sueño más largo e ininterrumpido puede ser una oportunidad ideal para que los padres compensen las noches de las semanas anteriores, así que aprovéchalo.

El sueño

Presta atención a los patrones de sueño que se desarrollan durante este mes, tu bebé dormirá entre 1 y 3 horas durante el día, la mayoría de los días. También, es probable que estén mostrando signos de cansancio 30 minutos a una hora después de alimentarse haciendo que éste sea el mejor momento para colocarlo en su cuna para dormir. El sueño total durante un día completo varía considerablemente por lo que cualquier cantidad entre 9-18 horas es considerado normal a esta edad.

Comportamiento

Muchos bebés presentan la mayor frecuencia en el llanto cuando tienen 2 meses, haciendo que sus padres se angustien tanto como ellos. Hay muchas razones por las que el bebé llora, incluso cuando parece que todas sus necesidades han sido satisfechas. La maduración del sistema nervioso, el ser abrumado por el estímulo, el cansancio o el simple deseo de estar tranquilo son algunas de las razones más comunes.

En estos primeros meses habrá momentos en los que solo necesitarás atender las necesidades de tu bebé y seguir tus instintos para saber lo que necesita. Si crees que quiere que lo acaricies, que lo calmes o que lo lleves de paseo, hazlo.

Hitos del desarrollo

El reflejo involuntario del agarre de tu bebé ahora desaparecerá para sólo para ser reemplazado por un agarre voluntario. Asegúrate de tener algunos sonajeros y juguetes pequeños y seguros que puedan entretenerlos. Este es también el momento en que tu bebé descubrirá sus manos y pies y se mantendrá ocupado con ellos por algunos períodos de tiempo. Tu bebé era demasiado joven para entender que esos interesantes apéndices le pertenecían, por lo que estarán tan fascinados que cruzarán sus manos y pies por su campo de visión muy a menudo.

La visión de tu bebé también se está desarrollando. A los 2 meses de edad ya podrá seguirte con los ojos. Obsérvalo mientras sigue tu cara y se fijan en tus ojos, luego sonríe para mostrarle que lo has notando.

Sostén un juguete en su campo de visión y mira sus ojos trabajar para centrarse en él. Si notas que tu bebé tiene un estrabismo o cualquier otro problema con sus ojos, consulta al pediatra o médico de cabecera.

El desarrollo de la visión es rápido en los primeros años y el diagnóstico y tratamiento temprano de los problemas generalmente conduce a mejores resultados.

Crecimiento

Es probable que tu bebé tenga mucho crecimiento y aumento de peso en el segundo mes, un promedio de 150-200 gramos por semana. No te preocupes si ganan mucho peso una semana y no tanto en la siguiente, el aumento de peso es sólo un indicador de crecimiento. La medida de la circunferencia de la cabeza y la talla, el estado de ánimo y el comportamiento general son igualmente importantes. Mira su peso y su crecimiento durante un período de varias semanas en lugar de que sea cada semana de forma independiente.

Mantenlo sano

Esta es la edad en que tu bebé debe recibir sus primeras vacunas. Marca la fecha en tu calendario o agenda para tener presente que no debes pasar por alto este momento. Muchas organizaciones ofrecen jornadas de vacunación gratuitas, aunque estas pueden estar restringidas a determinados días del mes. Otra opción es que agendes una cita con el pediatra y asegúrate de llevar el libro de registro vacunas de tu bebé para registrar la fecha de inmunización y generar un recordatorio de cuándo se debe aplicar la siguiente.

Mantenlo a salvo

Deja que tu bebé pase mucho tiempo en el suelo cada día. Si tienes mascotas tendrás que mantenerlas lejos del bebé sin importar lo interesados ​​que puedan estar. Nunca dejes a tu bebé sin supervisión en su cambiador, en el suelo o en un lugar inseguro, todavía son pequeños y pueden moverse por casualidad. Haz un reconocimiento de las áreas donde puedas dejar a tu bebé e identifica si hay objetos pequeños que podrían recoger. Los juguetes necesitan ser redondeados, suaves y sin bordes afilados.

Juego e interacción

Ten cuidado con la respuesta de tu bebé a ruidos fuertes o incluso repentinos. Si saltan y se asustan, es una señal tranquilizadora de que su audición es normal. La mayoría de los bebés tienen la membrana auditiva desde el nacimiento. Sin embargo, si hay preocupaciones, se recomienda realizar un examen. Si tienes alguna duda sobre la audición de tu bebé, pídele a tu pediatra o a tu médico de cabecera que lo revise, ellos te dirán si es necesario remitirlo al fonoaudiólogo.

¿Qué pasa con mamá?

Trata de dedicar un par de horas semanales para ti misma y hacer algo que te genere placer.
Este es el momento en que puedes pensar seriamente en reanudar algún ejercicio. Investiga sobre prácticas de bajo impacto que no te dejen agotada y que te motiven a seguir haciéndolas. Caminar, nadar, hacer yoga o hacer ejercicios de peso ligero son buenas prácticas ya que es poco probable que te causen dolor muscular excesivo.

Si estás amamantando, ten presente que comenzar un programa de ejercicio podría reducir la producción de leche materna. Si quieres ir a una carrera, tendrás que usar un sujetador con soporte que minimice el rebote de tus pechos. También ten presente que, si has tenido problemas de incontinencia urinaria, trotar o hacer ejercicios repetitivos no será adecuado.

Si no has tenido tu cita de control post natal, ahora es el momento. Tu sangrado vaginal debería haberse estabilizado y tu útero y los órganos internos ya deberían haber regresado a su estado de no embarazada. Algunas mujeres no se hacen el control post natal diciendo que no tienen tiempo o que no le ven el objetivo. Sin embargo, realizarte el control post natal es tan importante como lo son los controles de tu hijo. También es una oportunidad ideal para discutir opciones anticonceptivas con tu médico.

Tus emociones

Algunas madres se sienten como si estuvieran en piloto automático durante esta etapa, especialmente si tienen hijos mayores. Es común sentirse muy cansado y sin energía, incluso después de dormir un poco. Para cuando los bebés tienen 2 meses de edad, muchos papás ya han regresado al trabajo después de su licencia de paternidad y aunque hay excepciones, generalmente son las madres quienes son las principales cuidadoras en el primer año de vida de sus bebés.

Si estás acostumbrada a una vida profesional ocupada y organizada, entonces adaptarse a la maternidad de tiempo completo significará tener que hacer un cambio mental significativo. Trata de no aislarte de tus amigos. Es importante que tengas estimulación mental y no te sientas sola.

Autocuidado

Si notas que tu cabello se está cayendo, no te desesperes. Durante el embarazo, el pelo pasa por una fase de retención y se pierde menos pelo cada día. La influencia hormonal y el fin de las hormonas específicas del embarazo significa, para muchas madres, que pierden más pelo de lo que solía ser. Trata de no preocuparte; Es que probable que todo se normalice durante los próximos dos meses.

Cuida tus dientes y encías y no descuides tu higiene oral. Incluso si no tienes mucho tiempo para hacer otras cosas, préstale atención a tu boca ya que los padres que tienen una caries dental activa pueden transmitir bacterias orales a su bebé a través de besos. Vale la pena cuidar de ti mismo.

Tus necesidades de sueño

Trata de irte a dormir temprano. Las alimentaciones nocturnas siguen siendo una realidad, así que, si es posible, busca dormir durante los períodos de sueño más largos de tu bebé, incluso si esto significa dejar que tu cabeza golpee la almohada a las 8 pm. Tener unas pocas horas de sueño profundo y reparador cada noche puede significar la diferencia entre tener un buen día o no.

Tus relaciones

Es probable que la relación con tu pareja haya estado en suspenso durante los últimos dos meses. La recuperación del parto, el agotamiento físico y el estar dedicada exclusivamente a tu bebé deja a la mayoría de las madres con pocas reservas para invertir. Pero si ambos están listos para reanudar su actividad sexual, entonces háganlo.

Ten en cuenta que el hecho de haber tenido un bebé recientemente no significa que seas estéril. Habla con tu médico sobre las opciones anticonceptivas que son adecuadas para los dos.

 

Te puede interesar

Nutrición temprana para una alimentación saludable

¿Qué necesitan los bebés para crecer y ser sanos y activos?

Establece pausas con alimentos saludables

Cuidar de las necesidades nutricionales de un bebé hasta los seis meses es bastante fácil, solo es cuestión de darles leche materna (idealmente) o de fórmula. Sin embargo, después de este tiempo, las necesidades nutricionales de un bebé exceden de lo que se puede obtener de la leche y por tanto, hay que comenzar a darle alimentos sólidos, no obstante, la leche materna o de fórmula seguirá siendo una parte importante en sus necesidades nutricionales hasta por lo menos los 12 meses.

¿Qué alimentos darle y en qué momento?

Es importante empezar a darle alimentos sólidos a tu bebé alrededor de los seis meses, no mucho antes, ya que todavía están desarrollando su sistema digestivo y podrían presentarse implicaciones en cuanto al equilibrio nutricional y a las alergias, pero tampoco debes esperar demasiado.

Muchos padres preguntan "¿Con qué debo alimentar a mi bebé?" En el pasado, las directrices recomendaban un calendario bastante rígido para la introducción de alimentos a ciertas edades y si bien todavía hay algunas guías definidas por edad para introducir ciertos alimentos, como la leche de vaca, hoy en día el momento indicado para cada alimento es dictado por el mismo bebé. Esta es la razón por la cual algunas directrices difieren entre sí.

La Organización Mundial de la Salud define cuatro fases para la introducción de "alimentos complementarios" que se determinan de acuerdo al desarrollo motor del bebé:

1. La primera etapa tiene la finalidad de familiarizar al bebé con el uso de la cuchara por lo que deberás darle alimentos en puré una o dos veces al día.

2. La etapa dos está definida por el aumento en la motricidad de tu bebé. Por ejemplo, el tipo de corte de los alimentos hará que el bebé identifique diferentes texturas.

3. La Etapa tres está basada en la introducción de texturas grumosas y de consistencia espesa. Muchos bebés en este momento empiezan a alimentarse por sí solos usando sus manos

4. La etapa cuatro involucra el aumento de la motricidad para alimentarse por sí solo y ya se acerca a poder comer los mismos alimentos que el resto de la familia.

Principios de la nutrición infantil

La nutrición del bebé se trata de nutrientes y de establecimiento de hábitos saludables y aunque podrías fijarte en los aburridos detalles de los carbohidratos, las proteínas, la grasa, las vitaminas y los minerales, es mucho más relevante y provechoso poner atención a los principios más importantes y las pautas de una dieta balanceada. Por ejemplo, la variedad.

Al final de este artículo encontrarás pautas de alimentación saludable establecidas por el gobierno australiano para los niños, donde podrás ver que la variedad es lo más importante.

Reglas y principios de una buena dieta

Los tres principios básicos de una buena dieta tanto para tu bebé como para ti son: la variedad, los alimentos sanos y la comida sin procesar. Estos ayudan a asegurar que una dieta sea nutricionalmente sana y además puede aplicarse para toda la familia. En cierto sentido, se trata de alimentos tradicionales. Como dice la abuela, "¡Comida tradicionalmente sana!"

La variedad es el condimento de la vida

La variedad en una dieta se refiere a comer de todos grupos de alimentos y también los diferentes alimentos que estén dentro del mismo grupo. Ingerir una amplia gama de alimentos del mismo grupo puede aumentar el número de nutrientes que tu bebé está comiendo. Un buen ejemplo es comer dos tipos diferentes de fruta al día.  Otra excelente forma para de asegurar la ingesta de nutrientes es variar los colores de las frutas que se coman. Por ejemplo, las frutas rojas son una excelente fuente de vitamina C, los vegetales verdes y amarillos son altos en vitamina A, el pan de cereales y el pan integral tienen un alto contenido de zinc, las carnes blancas proporcionan proteínas y hierro, los lácteos tienen altas cantidades de calcio y riboflavina y así sucesivamente.

Selecciona alimentos de diferentes fuentes cada día. Las dietas que excluyen uno o más grupos de alimentos están asociadas con un mayor riesgo de padecer enfermedades. Sin embargo, ten en cuenta que no es necesario comer de todos los grupos de alimentos en cada comida, comer un poco de distintos alimentos puede hacer que se reduzca el riesgo de generar reacciones indeseables a algún tipo o grupo de comida.

Ahora que has entendido el concepto de variedad, no te detengas. Introduce regularmente nuevos alimentos y comidas a tu hijo durante toda su vida.

Lo sano es bueno.

Elije los alimentos hechos a partir de productos enteros. Por ejemplo, el pan integral contiene el grano natural o de forma similar con las bebidas enteras de soja. Una buena dieta debe depender principalmente de alimentos que sean sanos y se asemejen, en la medida de lo posible, a su estado original. Esto puede asegurar que tu dieta sea rica en nutrientes importantes y también limite cualquier contaminación indeseable. La naturaleza ha empaquetado la comida por una buena razón, entonces, ¿Para qué procesar algo y luego agregar de nuevo lo que que se ha perdido en el camino?

Comida sin procesar

Idealmente, una dieta no debe contener demasiados alimentos procesados o precocidos, comida rápida, embutidos (salchichas y salami), galletas, pasteles, chocolates, galletas saladas, papas fritas etc. Si tu despensa contiene alimentos enlatados y de paquete, no te preocupes. Vivimos en el mundo civilizado, lo importante es que esto no sea la base de la alimentación de tu familia. Como regla general, cuanto menos procesado es un alimento, mayor es su contenido de nutrientes. Además, cuanto menos se procesa un alimento, menos conservantes, colores, sabores y aditivos puede contener. Sin embargo, dadas las avanzadas técnicas de procesamiento utilizadas hoy en día, existe una gran cantidad de productos congelados y pre-preparados que pueden ser nutricionalmente buenos.

¿Cuánto es suficiente?

Una vez más, la pregunta de cuánto debe comer (o beber) un bebé depende de él y lo que esté pasando a su alrededor. Si bien hay guías sobre cuánto debe comer y beber tu bebé, son sólo eso, guías. No se quedes solo en las cifras, el crecimiento y el desarrollo de tu bebé sigue siendo uno de los mejores indicadores. La alimentación del bebé debe ser razonablemente y coherente con su crecimiento, así como lo deben ser sus hábitos intestinales y sus pañales mojados.

¿Qué puede afectar la alimentación del bebé?

Puede haber muchas razones por las que un bebé no coma alimentos sólidos o comience con éstos y luego se retracte. A continuación, se enumeran algunos factores posibles:

• Cuando al bebé le empiezan a salir sus dientes. No te desanimes sí parece haber perdido interés en la comida cuando le estén saliendo sus dientes, es probable que sea temporal.

• Cuando tu bebé comienza a moverse, puede perder temporalmente interés en los alimentos, ya que ir de un lado a otro ahora es más interesante. Esta fase pasará y estarán bien.

• Puede tomar 10 o más intentos para que un bebé se acostumbre a un alimento nuevo, es importante que perseveres y no confundas el rechazo con la aversión permanente.

• Los niños cansados ​​generalmente no tienen mucho interés en los alimentos sólidos. Así que, si tu bebé está cansando, la oportunidad se ha ido. Es mejor evitar tratar de alimentar a un bebé que está cansado e irritable y buscar otro mejor momento para alimentarlo.

Algunos otros consejos para una buena nutrición

Primero, leche materna o de fórmula.

Alimenta a tu bebé con leche materna o de fórmula antes de darle sólidos y así asegurarse de que reciba todos los nutrientes vitales antes de llegar a estos. Esto también reducirá la probabilidad de que el bebé se irrite por hambre y se establezca una atmósfera relajada y positiva. Después de nueve meses esto cambiará y preferirá los alimentos sólidos antes que la leche materna.

Líquidos, purés, comidas gruesas y luego protuberancias

El bebé viene de una nutrición a base de un líquido consistente en sabor y textura, por lo que ahora deberá adaptarse a una experiencia totalmente nueva. Los alimentos ahora son más espesos y varían en sabor, textura y color. Asegúrate de que todos los alimentos estén cocinados o muy bien lavados, puedes prepararlos a mano, en una licuadora o en un triturador de alimentos para bebés para convertirlos en una pasta lisa y líquida simular al yogur líquido, también puedes usar leche materna o de fórmula para diluir los alimentos. Para comprobar las reacciones, introduce un alimento nueve cada 3-5 días.

Empieza como quieres que continúe.

Inicialmente, el bebé solo consumirá cantidades muy pequeñas, tal vez una cucharadita o menos, así que la calidad de lo que coma es muy importante. Dale al bebé alimentos de buena calidad, ricos en nutrientes y libres de aditivos y sigue haciéndolo siempre, incluso cuando tu pequeño tenga mucho más apetito, aunque todavía su estómago sea relativamente pequeño.

Ten en cuenta que a medida que el bebé se vuelve más independiente, lo que cuenta es el alimento que se le ofreces ya que tenemos menos control sobre lo que realmente se come. Sé persistente y consistente, no hagas un alboroto y sé un buen modelo a seguir.

No pierdas la oportunidad

Con el agitado ritmo de la vida de hoy, es fácil que tu bebé pierda una comida o una merienda. Sin embargo, trata de no caer en esto. La ingesta regular de nutrientes durante todo el día asegurará que tu pequeño tenga toda la energía que necesita, además de ser bloques de construcción para su crecimiento físico y mental. Saltar una comida o incluso retrasarse un tiempo tan corto como 10 minutos puede hacer que el bebé se irrite.

Una nota especial sobre el hierro

Alrededor de los seis meses la reserva de hierro con la que nació tu bebé comienza bajar un poco. Tu bebé necesita un buen suministro de hierro para su desarrollo y su crecimiento. Es por eso que se recomienda que lo alimentes con un cereal para bebé fortificado con hierro a partir de los seis meses.

Con algo de desorden, pero divertida

La comida debe ser una experiencia positiva. Alentar al bebé a que disfrute del comer puede significar tener que “estar en botas” y dejar que el bebé sienta la comida, dejar que la mezcle alrededor de su mesa, e incluso algunos pueden querer echársela encima. “personalmente, creo que a mi hijo se le ven muy bien esos cuernos rojos de remolacha sobre su cabeza”.

Habiendo introducido la idea de diversión, decir que las comidas van a ser un desastre es probablemente un eufemismo. Dale al bebé en un espacio cómodo y que sea fácil de limpiar, como una silla alta o algo similar y un babero. “me gusta tratar de igualar el color del babero al de la comida para ocultar las manchas difíciles de quitar”. También es útil tener pañitos húmedos y una toallita suave y húmeda para limpiarle su carita.

Tómate tu tiempo

Introduce nuevos alimentos de a uno a la vez y pruébalo durante un período de 3 a 5 días. Así, si tu bebé genera alguna reacción alérgica, podrás saber fácilmente quién fue el culpable.

Los bebés también tienen personalidades

Todos nosotros tenemos nuestras propias maneras de ser y los bebés no son diferentes: cada uno tiene diferentes cuerpos, personalidades, preferencias, habilidades y niveles de tolerancia. Algunos bebés comen con la una cuchara muy rápidamente mientras que otros pueden necesitar varios intentos y días así como algunos avanzan rápido de la etapa de ser alimentados a alimentarse por sí mismos.

¿Caliente, tibio o frío?

La temperatura ambiente es la preferencia de la mayoría de los bebés en cuanto a los alimentos, aunque algunos la pueden preferir un poco más caliente como a la temperatura corporal, dado que están acostumbrados a la leche que sale directamente de su madre. Coloca el plato del bebé en un recipiente con agua caliente para calentar la comida a la temperatura deseada. Ten cuidado de usar el horno de microondas ya que tiende a calentar los alimentos de manera desigual haciendo que de repente haya un punto muy caliente en los alimentos lo cual puede quemar la boca de tu bebé y ser muy angustiante.

¿Qué deben beber los bebés que están comiendo alimentos sólidos?

Los riñones de los bebés no son tan adeptos como los de adultos para manejar los productos líquidos derivados de la digestión de los alimentos. Cuando tu bebé empieza a ingerir sólidos, se hace más importante monitorear la cantidad de agua que tu pequeño esté bebiendo, particularmente cuando los alimentos sólidos están reemplazando la leche materna. El agua es lo mejor, otros fluidos como jugos o néctares no son necesarios. Los niños pequeños no tienen la sensación de sed completamente desarrollada por lo que es importante ofrecerle a tu pequeño una bebida en intervalos regulares durante todo el día. Asegúrate de que los botellones o las tazas para beber sean fáciles de ver y sean accesibles para los niños pequeños, así podrás comprobar qué volumen de agua ha ingerido cada día viendo el cambio en el nivel.

¿Qué tal un poco de jugo de fruta?

Por lo general, los padres le dan zumo de frutas a los niños para ayudar con la ingesta de vitamina C y aunque que la leche, jugo de frutas y agua son los tres líquidos más populares para los niños menores de un año, el agua es la preferida. El jugo de fruta no proporciona ningún beneficio nutricional particular para los bebés en comparación con la leche materna o la de fórmula y no debe administrarse a los niños menores de seis meses. Sin embargo, la ingesta de zumo de frutas es buena con moderación, la ingesta excesiva puede provocar trastornos gástricos, heces sueltas y puede interferir con el apetito de tu hijo y en casos graves puede tener implicaciones sobre su desarrollo físico. Las pautas dietéticas recomiendan:

• No darle jugos de fruta antes de los seis meses de edad.

• No darle jugos en vasos u otros recipientes que se viertan fácilmente, permitiendo que el niño beba jugo durante todo el día.

• No darle jugo a la hora de acostarse.

¿Cuándo se les puede dar leche de vaca?

En general, es mejor no introducir la leche de vaca como una bebida hasta después de que el bebé tenga un año para reducir el riesgo de alergias, la sustitución de las comidas o de la leche materna o de formula.

¿A qué edad debemos pasar a la leche baja en grasa?

Los productos con poca grasa, incluyendo la leche, no se recomiendan para los niños pequeños. Alrededor de los dos años tu pequeño puede compartir los productos lácteos bajos en grasa que el resto de la familia come. Sin embargo, no es absolutamente necesario que los niños los consuman, especialmente si se están satisfaciendo sus necesidades nutricionales por otros alimentos. Recuerda identificar el tipo de grasa que se está ingiriendo ya que no toda la grasa es mala, incluso la grasa saturada en la cantidad correcta es importante para el crecimiento y el desarrollo.

Alternativas a la leche de vaca

Sabemos que la leche de fórmula o la leche materna proporcionan a los niños menores de un año la mayoría de sus necesidades nutricionales, por lo que los sustitutos o suplementos no se recomiendan en esta etapa.  sin embargo, pequeñas cantidades están bien y puede ayudar con la variedad como una bebida adicional o disuelta en la comida o en los cereales. Siempre ofrécelas después de la comida así tu bebé no se llenará con ésta.

Las bebidas alternativas a la leche pueden ser una gran opción después del primer año. Muchas son fortificadas con calcio para compensar cualquier déficit (generalmente debe haber 100mg de calcio por cada 100ml, McVeagh y Reed, 2001). Estas bebidas también ofrecen una amplia variedad de nutrientes y pueden beneficiar a los niños que son intolerantes a la lactosa o que tienen otras alergias y sensibilidades.

Las bebidas alternativas a leche incluyen:

• Soya. Muchas bebidas a base de soya ahora están fortificadas con calcio pero debes optar por las hechas de soya entera.

• Frutos secos como la leche de almendras. Alta en grasas esenciales y calcio.

• La avena. Notablemente bajo índice glucémico y muy buena reputación en cuanto a los beneficios para el sistema nervioso.

• Arroz, aunque puede ser bastante dulce.

Alimentos hechos en casa vs. Productos industriales para bebés

Algunas personas argumentan que los alimentos para bebés preparados industrialmente son cada vez más convenientes, higiénicos y nutricionalmente robustos. Sin embargo, debemos ser selectivos al elegirlos y optar por usarlos ocasionalmente y asegurándose que son apropiados para su edad y que contienen ingredientes de calidad, con aditivos o conservantes en cantidades mínimas y que no contengan sal o azúcar adicionada.

Evita alimentar a tu bebé únicamente con alimentos preparados industrialmente ya que pueden causar problemas como:

• Una limitación en la variedad de sabores, nutrientes y texturas: Los bebés que comen alimentos caseros tienden a obtener una variedad más amplia de sabores, alimentos, nutrientes y texturas.

• Exposición a edulcorantes ocultos: El jugo de frutas o la leche descremada se utiliza a menudo para endulzar un producto, incluso los etiquetados como “sin azúcar adicionada”. Esta es la razón por la cual algunos bebés desarrollan fuertes preferencias por los alimentos preparados industrialmente.

• Preferencia por texturas más blandas y suaves: Por razones obvias de seguridad, los fabricantes de alimentos comerciales para bebés generalmente producen alimentos que son más blandos y suaves en textura que las comidas preparadas en casa. Una excesiva confianza en alimentos blandos durante demasiado tiempo puede retardar el proceso para llegar a las comidas más duras. Los alimentos de textura grumosa se empiezan a incluir alrededor de los siete meses haciendo que puedan ingerir cosas más duras cerca de los nueve meses. Los alimentos grumosos son los mejores para el desarrollo normal, incluyendo el habla, el crecimiento y la aparición de los dientes. Además, los alimentos grumosos parecen ser importantes para evitar alergias más tarde.

• Confusión sobre la cantidad. La cantidad puede ser confusa, el hecho de que los alimentos procesados industrialmente vengan en un envase pequeño puede sugerir que es la cantidad ideal y confundir a algunos padres haciendo que se pregunten si deben darle más alimento a su bebé.

• Opciones basadas en las preferencias de los adultos. La comercialización de los alimentos infantiles a veces está dirigida a nosotros los adultos bajo términos como "cena" o "postre" que reflejan nuestros patrones de alimentación. Mézclalos como quieras y deja que los hábitos de la comida se formen después.

Estrategias para la incorporación de alimentos para bebés preparados industrialmente

Asegúrate de usar alimentos preparados en el hogar cuando comiences a darle alimentos sólidos a tu bebé, además deberías usarlos la mayor parte del tiempo. Guarda los alimentos industriales para cuando sea difícil acceder a los alimentos hechos en casa, como cuando estés fuera o ya sea muy tarde. A veces, los alimentos para bebés se pueden usar como una salsa rápida para alimentos como pastas o arroces. por ejemplo, podrías usarlas cuando papá ha hecho uno de sus famosos curris picantes).

Alimentos no aptos para bebés y niños pequeños

La siguiente es una guía de los alimentos que debes evitar de acuerdo a la edad:

• No debes darles miel a los niños menores de 12 meses debido a la gran cantidad de azúcares y potenciales esporas de bacterias (Clostridium botulinum). Si bien esta bacteria es inofensiva para los adultos, en niños menores de un año puede causar estreñimiento, cambios en el apetito, letargo, e incluso cambios en la succión, resultando en deshidratación y neumonía. Aunque al parecer la calidad de la miel australiana es relativamente alta y solo se han reportado algunos casos, es mejor prevenir que curar.

• El té contiene taninos que tienen un fuerte efecto diurético sobre el cuerpo y por lo tanto reduce la absorción de hierro.

• No se deben administrar frutos secos (nueces) a los bebés debido al riesgo de asfixia y posible alergia. Las cremas de nueces son una mejor forma de introducir este alimento en la dieta de tu bebé. Éstas pueden darse con plena seguridad; Sin embargo, evita darle cacahuetes (maní) durante el primer año o durante los primeros tres si hay alguna historia de alergias en la familia.

• Se deben evitar los alimentos pequeños y duros, ya que presentan un riesgo de asfixia, por ejemplo. Nueces, semillas, palomitas de maíz, uvas enteras y granos enteros.

• La espinaca, que contiene ácido oxálico, también puede ser un problema antes del primer año.

• Los productos integrales no son adecuados para los bebés debido a las semillas, aunque el pan integral está bien.

• La soya, la leche de vaca, la leche de cabra, la leche de almendras o la leche de avena no son sustitutos adecuados de la leche de fórmula, aunque se pueden usar para cocinar o para preparar bebidas a partir de los diez meses. Los líquidos alternativos a la leche están bien después del primer año.

• Los productos bajos en grasa o reducidos en grasa no son adecuados para niños menores de dos años, ya que no proporcionan la suficiente energía que tu bebé necesita.

• Las bebidas que contienen cafeína, como el té, el café, y la cola o bebidas con guaraná no son adecuadas para los niños.

• El azúcar y la sal no deben añadirse a los alimentos para los niños; Esto incluye los cereales del desayuno, malteadas de avena y productos horneados. Lee las etiquetas para verificar estos aditivos.

• Los jugos de frutas no se recomiendan, a menos que estén bien diluidos ya que representan un riesgo de caries y diarrea, especialmente jugo de manzana.

• Las bebidas efervescentes o carbonatadas contienen mucha azúcar y algunas contienen edulcorantes artificiales, además de que ninguna proporciona beneficios nutricionales.

• Evita el uso de margarina. La mantequilla es una opción mucho mejor a nivel nutricional. La preocupación de los adultos con respecto a la composición de la grasa de la mantequilla no es relevante para los niños pequeños. Sin embargo, una buena opción para reemplazar éstas grasas son el aguacate o el aceite de nuez.

Una nota final

Recuerda, el crecimiento y desarrollo de bebé son indicadores importantes de cómo está. Los comentarios y consejos bienintencionados de amigos y familiares a veces pueden hacer que incluso la madre más confiada ponga en duda sus habilidades, pero asegúrate de tomar indicaciones del que mejor lo sabe, tu bebé. Las Guías alimenticias para niños de Australia, 2003 motivan la lactancia materna * Por lo general, la mayoría de las investigaciones apoyan la lactancia materna exclusiva entre los cuatro y los seis meses de edad.

Los niños y adolescentes necesitan alimentos y nutrientes para crecer y desarrollarse normalmente

• El crecimiento debe ser revisado regularmente en niños pequeños

• La actividad física es importante para todos los niños y adolescentes

Disfruta de una amplia variedad de alimentos nutritivos

Debes motivar a los niños y adolescentes a:

• Comer muchas verduras, legumbres y frutas.

• Comer muchos cereales (incluyendo panes, arroz, pasta y fideos), preferiblemente granos enteros.

• Incluir carne magra, pescado, aves y / o alternativas en la dieta diaria.

• Incluir leche, yogur, queso y / o alternativas en la dieta diaria. La leche baja en grasa no es adecuada para los niños menores de dos años debido a su alta necesidad energética. No obstante, se debe consumir cuando sean mayores.

• Elegir el agua como bebida. El alcohol no es recomendado para los niños.

Para tener presente…

• Limita el consumo de grasas saturadas y la ingesta de grasa en general. Las dietas bajas en grasa no son adecuadas para los bebés.

• Elije alimentos bajos en sal.

• Consume sólo cantidades moderadas de azúcar y alimentos que contengan azúcares adicionados.

Cuida la comida del niño, prepárala y guárdala de forma segura.

Esta información ha sido proporcionada por Leanne Cooper de Sneakys baby and child nutrition. Leanne es nutricionista calificada y madre de dos niños muy activos.

Te puede interesar