Días de juego perfectos

Es un paso muy emocionante cuando tú y tu pequeño empiezan a tener días de juego. Para una mamá cansada esta es una gran oportunidad para charlar con otra persona que entiende lo que significa y para los niños, a menudo significa, un nuevo conjunto de juguetes para jugar. Los días de juego son de mucha ayuda para que los niños pequeños desarrollen sus habilidades de comunicación con sus compañeros y aprendan a compartir con otros.

Sin embargo, hay otras cosas en las que pensar: Para mamá la preocupación está en lo que los otros padres esperan del evento y para el bebé el estrés puede estar en el cambio de la dinámica con otra pequeña persona alrededor del lugar. Entonces, ¿cómo programar el día de juego perfecto para que todo el mundo espere con ansias la próxima vez?

Planificación:

• Prepárate: si tu hijo tiene un juguete especial o algo que les gusta particularmente, asegúrate de que esté bien escondido antes de la fecha de juego, de esa manera no será una fuente de conflicto durante el tiempo que tiene invitados.

• Explícale a tu hijo(a) lo que está sucediendo: a menudo es útil asumir un rol y compartir algunas actividades con ellos antes de que el evento tenga lugar.

• a prueba de niños: asegúrate de que la casa sea a prueba de niños tanto como sea posible para garantizar la seguridad de todos los involucrados.

• Planifica refrigerios: asegúrate de tener algunos bocadillos a la mano durante este tiempo. Siempre vale la pena consultar con tus invitados de antemano para asegurarse de que nadie tenga alergias o preferencias por los alimentos.

La fecha de juego:

• Las pequeñas personitas no necesitan pasar mucho tiempo juntas. Una o dos horas suele ser el tiempo ideal para los bebés mayores y los niños pequeños. Blythe Lipman, autor de “Ayuda! Mi Bebé Vino Sin Instrucciones” aconseja: "No planees el día de juego para el momento en que tu hijo esté hambriento o cansado." Además, siempre es razonable asegurarse de que tus hijos estén jugando cerca y que puedas verlos todo el tiempo.

• Compartir es una parte importante del aprendizaje. Si hay un juguete con el que todos los niños quieran jugar, prepárate para usar un reloj para que todos tengan un turno.

• Planifica una actividad para los niños que sea sencilla y divertida. Hay muchas grandes ideas como decorar esquinas o jugar con plastilina, estas son actividades fenomenales para los niños.

• Todos los padres son diferentes y es importante respetar eso. Sin embargo, si un niño está en peligro físico o ha sido herido por otro, entonces debes intervenir. Quita cualquier objeto que sea fuente de peligro y luego habla con el padre. Mantén la calma si tu hijo ha sido herido y trata de asegurarte de que ambos padres estén dando el mismo mensaje a los niños sobre qué comportamiento es aceptable y cuál no.

• Siempre avisa a los niños cuando el día de juego esté llegando a su fin. Generalmente, diez minutos es suficiente para permitirles comenzar a prepararse para ello. Esto a menudo ayudará a aliviar las crisis.

Los tiempos de juego siempre variarán en éxito, por lo que es importante ser paciente y tomarlo con calma. Algunos niños no querrán participar, mientras que otros querrán dominar. Sé consciente de que tu hijo se siente cómodo y toma medidas en relación a ello. Los días de juego son una manera importante de desarrollar relaciones para padres e hijos y normalmente estarás contenta de haber hecho el esfuerzo.

Consejos para tener otro bebé

Nat Cutler-Welsh es una madre de tres hijos  (2,4,6 años de edad) y co-autora de Parenting Blog y el canal "If Only They Told Me". Ella es ama de casa con un hogar desordenado pero lleno de risas y amor.

Sin importar si viene de un extraño en el supermercado, de tu suegra o de esa pequeña voz en tu propia cabeza, hay un momento en que te preguntarás acerca de tener otro bebé. Aquí hay algunas cosas a considerar antes de hacerlo:

1) ¿Es el momento adecuado?

No hay tiempo ideal ni diferencia de edad recomendada. Algunas personas planean y otras solo quedan embarazadas más tarde o temprano de lo que esperaban. Tampoco hay tiempo "ideal" en términos de tu carrera, el dinero o del desarrollo de tu primer hijo. Dicho esto, tener otro bebé ( tu segundo, tercero o cuarto) es un gran cambio y la experiencia diferirá ligeramente de la anterior de acuerdo a la brecha de tiempo entre un hijo y otro, entre otras cosas ...

2) Estar en la misma página

Idealmente, tú y tu esposo deberían estar 'en la misma página' o sintonizados frente a tener otro bebé, pero por desgracia no siempre es así. Pueden estar de acuerdo sobre si sí o no tener más hijos, pero no sobre el cuándo. Sea cual sea su situación, es una gran decisión y es una gran oportunidad para compartir su visión y expectativas en cuanto a la familia. Siempre estuvimos de acuerdo en que queríamos dos y tuvimos una filosofía de tener uno después del otro. Pero después del segundo, seguí pensando cosas como: “con el siguiente bebé voy a hacer ...”. Nos tomó 8 meses de discusión y sopesar las cosas para decidir que queríamos un tercero.

3) Disfrutar del momento

Tratar de quedar embarazada puede convertirse en algo estresante para una pareja así que recuerda disfrutar del momento y de cada etapa de tu hijo tanto como sea posible. Haz un esfuerzo especial para pasar 'tiempo de calidad' con tu niño ANTES y DESPUÉS de que llegue el nuevo bebé.

4) Tu hermoso cuerpo

Mientras que algunas personas temen que su cintura se expanda de nuevo, a otras les encanta. Yo estaba fascinada por mi barriga de pelota y emocionada por los grandes pechos, ahora solo son un recuerdo lejano. Algunas madres sienten que a duras penas han recuperado el cuerpo que tenían y el torso, los senos, la espalda, las venas várices, etc. se verán comprometidos por otro embarazo. Sin embargo, vale la pena.

5) Volviendo al modo bebé

Independientemente de cuán grande sea la diferencia de edad o cuánto tiempo lleves trabajando, volver al "modo bebé" será un gran cambio. Prepárate mentalmente antes de que llegue el bebé en términos de lo que lograrás cada día, el papel de tu esposo, tus prioridades y busca la ayuda de los abuelos, amigos, etc. y reajusta tus expectativas de lo que lograrás cada día. Opta por hacer una cosa al día de tu lista de tareas.

6) Guardería y tiempo de calidad

Dependiendo de la brecha de edad, tu situación laboral y tu filosofía de crianza, puedes poner a tu hijo en la guardería cuando tengas el nuevo bebé. Ten un plan (y uno de respaldo) para tu hijo que te permita tener un tiempo a solas con el bebé de vez en cuando. Para algunos, esto puede ser el preescolar dos días a la semana o para otros puede ser dejar al bebé donde la abuela para almorzar / jugar una vez a la semana.

7) Cambio en las relaciones

Otro bebé afecta las relaciones principalmente de manera positiva. Anticipa el cambio y sé proactiva acerca de cómo quieres que las cosas sean con tus hijos, esposo y amigos. Programa una conversación con tu esposo donde charlen sobre lo que es importante para ti como pareja, sobre cómo se tratan y el tiempo que pasan juntos. Entonces podrás hacer un plan para mantener viva la relación cuando las cosas se pongan un poco locas a causa del bebé.

Las cosas pueden ser un poco incómodas con los amigos que han estado tratando de tener un bebé y no han podido al ver que estás embarazada de nuevo. Se comprensiva cuando pases tiempo con ellos y trata de no llevar a tu hijo o darles su espacio si eso es lo que necesitan.

8) El Plan de Nacimiento

Dependiendo de cómo las cosas hayan sido para ti la primera vez, puedes tener un plan de nacimiento similar o muy diferente. Nuestro mensaje principal es no esperar que las cosas sean iguales a la primera vez ya que algunas personas cargan mucho dolor o frustración de su primer parto. Recuerda que la meta es tener un bebé sano y una mamá sana.

9) Un Ayudante

Incluso si lo hiciste sola con tu primer bebé, es posible que desees algo de ayuda esta vez. Cuando tienes más niños será más difícil recibir ayuda de otras personas. Los amigos tienen sus propios hijos y todo el mundo está ocupado... pero cuando alguien se ofrezca a ayudarte, asegúrate de tener una lista de cosas con las que te gustaría que te apoyaran como con la comida, con el cuidado de tus niños, con noches de cine y muchas más.  Siempre quise una ayuda de una niñera como Dorothy Waide para que me ayudara a calmar al bebé y a dormirlo.

¿Cómo decidiste si tener o no tener otro bebé? ¿Qué sugerirías para el punto # 10?

Te puede interesar